Ansiedad depresiva, confusional y persecutoria

Reflexiones en torno a las ansiedades reflejadas a partir de unos relatos.
Sunyer Martín · 06/01/2010
Mi cuaderno del 16 de diciembre reflexiona a partir de la creación de cinco historias por parte de los alumnos de la facultad. Estas me posibilitan reflexionar sobre las ansiedades que se activan y sobre los fenómenos que se han ido dando en el aula a lo largo de este año académico.

Ansiedad depresiva, confusional y persecutoria ante el dolor de la separación.

Seguimos trabajando las diversas historias. Y pudimos ir vendo qué se traslucía en ellas. Pero para que conste, las voy a poner en este diario. Es una forma de dejar constancia de vuestro trabajo, de lo que hemos sido capaces de hacer y de aquello que dejamos en el tintero. Ahí van y sin correcciones estilísticas. Y de momento sólo cuatro de las cinco historias.

Esta es la primera, escrita en catalán.

Una habitació amb vistes.

Porto dos setmanes sense sortir, no tinc ganes de fer res, ni de veure a ningú. Se’m cau el món a sobre cada vegada que penso en aquesta sensació. La vida és una merda. Sento que no serveixo per res. No sé com vaig decidir ser professora de la ESO, ja em deien que era molt dèbil i que no tenia autoritat. Com ho faig? Com segueixo endavant? Era una situació insuportable, els nens no paraven de desafiar-me. No sabia com portar aquesta situació fins que un dia vaig explotar. I aquí estic. Sense saber que fer amb la meva vida, sóc incapaç de mirar endavant i veure el futur. Era el meu ideal i se m’ha enfonsat.

La meva vida girava entorn la feina. Ja em deia la meva mare que no estava bé…Em sento sola. Els meus pares són grans i ara m’he de fer càrrec d’ells. El meu germà no m’ajuda en res, només està centrat en la seva feina. No puc evitar tenir-li enveja. Ell és el que jo mai he pogut aconseguir ser. Ell és una persona feliç, amb la seva dona, els seus fills… És un professor exemplar. I, jo? Què tinc jo de bo? Com puc arribar a ser feliç?

No trobo cap motiu per seguir endavant. Els meus amics no em recolzen, ja s’han cansat de mi, d’escolta cada vegada els meus problemes, i el pitjor és que creuen que sóc una exagerada. El meu “ex” fa poc que m’ha deixat i el necessito. Sé que no puc tirar endarrere. Però no el culpo, la culpa és meva. Ell volia tenir fills i jo no sóc capaç, després de tot el que he tingut que viure a l’escola. Tinc pànic de pensar que el meu fill sigui com ells i no em respecti.

Crec que l’única manera de sortir de la situació és anar al psicòleg. Crec que ell és la única persona que hem pot fer veure el món i obrir els ulls. És un pas que haig de fer perquè sé que no puc seguir així. Necessito una empenta. Si això va bé, inclús podria arribar a ser feliç o almenys, intentar-ho.

Comentario.

Es una historia dura cuyo protagonista es una mujer. Desde una perspectiva general se percibe una ansiedad de tipo depresivo, en la que el sujeto se cuestiona muchas de sus relaciones.

El primer párrafo, leído desde y en el contexto de la asignatura (ya sabemos que los contextos condicionan las lecturas que hacemos de las cosas), habla de alguien que tiene serias dudas respecto a su profesión dada la presión que percibe de los alumnos. Habla de autoridad y debilidad ante esta presión que la describen como desafiante. Y es tal la presión que se llega a una explosión.

En el segundo párrafo habla de una cierta tensión que existe entre su hermano y ella. E introduce dos ideas, la disconformidad de los padres (la madre) y la envidia frente a los éxitos del hermano.

En el tercer párrafo nos habla de la soledad en la que se encuentra la protagonista, y de las diversas rupturas que ha tenido; así como el pavor a crear vida dadas las condiciones que percibe en el entorno.

Para finalmente en el cuarto párrafo se plantea la idea de ir a un profesional con una cierta dosis de esperanza; aunque no demasiada.

Considerando que se trata de un texto libre creado por varios alumnos en el contexto de una asignatura como la nuestra, creo que podemos decir que es una historia dura. Pero creo que esta dureza que viene transmitida por una fantasía de impotencia, sufrimiento, soledad, sentimientos envidiosos y una cierta y débil esperanza, en realidad corresponde al susto. Susto porque cuando estamos asustados nos agarrotamos. Susto ante un futuro profesional que viene expresado por la duda de haberse hecho maestra (psicóloga)

Segunda historia, también escrita en catalán.

UNA HABITACIÓ AMB VISTES…

Les 6 del matí, es repeteix un altre cop, torno a caure, caic sense parar en el mateix pou de cada nit, caic, caic, caic… com aturar-ho? Només em van ensenyar a deixar-me endur per la corrent, com puc sortir d’aquí? Com poder tornar el principi? Però totes les preguntes desapareixen quan de sobte el fred m’envaeix el cos i per fi m’allibera, em desperta.

És fosc. L’angoixa no ha desaparegut, necessito sortir del llit. Em preparo el cafè, el cafè de cada matí. Em crida l’atenció la llum del bloc del davant, el 4rt 3ra, la Sra. Pilar netejant el sofà, només penso que no voldria arribar als 90 anys, ser ella, netejar aquell sofà, veure els nets un cop al mes i seure la resta del dia al costat del telèfon esperant una trucada sincera, que mai arriba.

La foscor a desaparegut, després de dues hores he sigut incapaç de mourem de la cadira, ni tan sols d’acabar-me el cafè. Observo moviments al davant, el 2n 4rta, on en Jaume prepara l’esmorzar a l’Elena, tan sols en unes setmanes seran pares, jo en canvi no sé ni si podré viure aquesta experiència. M’agradaria trucar a ma mare, massa tard, fa més d’un any que vaig perdre la meva oportunitat.

Necessito fumar i escalfar el cafè, torno asseure on era abans, escolto el silenci assaborint el cafè i cada una de les calades.

Una nova llum crida la meva atenció, és el 2n 3ra, no sé el seu nom, però torna a mirar-me, tinc la sensació doncs, que ell si que coneix el meu nom. Esta immòbil, mai he vist que sortís de casa, a vegades penso que gaudeix mirant, mirant-me… no ho sé… és estrany em sento massa observada per ell, fins i tot veu cafè i crec recordar que fa unes setmanes només prenia te… prefereixo deixar de pensar-ho, oblidar que algú em mira, m’analitza.

Desviu la mirada una mica més amunt per trobar-me a l’Eduard, en el 3r 2na, just s’està despertant, agafa la seva cadira i seguidament va cap el lavabo i després cap a la cuina. Tot seguit obre la televisió i es prepara l’esmorzar; agafa fruites, torrades, cereals, etc. De sobte somriu, curiós esta somrient sense motiu aparent, me n’alegro. Recordo el dia que va arribar després de l’accident, vaig sentir llàstima en canvi avui irradia positivisme, desprèn enveja només de veure’l, no sé d’on ha tret la força, però el que és obvi és que val la pena lluitar.

Al cap d’una estona la meva mirada es centra en l’escala, pujo lentament cap el pis de dalt, utilitzat com estudi pel germà de l’Eduard, en Marc. Per fi el veig, la calor penetra pel meu cos, sento vergonya per tots els cops que l’he desitjat, però per primer cop puc mirar-lo sense remordiments perquè aquell qui va decidir desaparèixer de la meva vida avui ja no pot retraurem res, ja no li dec res. Em torno a centrar en el Marc, no deixo de mirar-lo, està pintant, m’encanta veure com crea art, voldria sentir ni que fos per un sol cop les seves mans, ser la seva musa, notar que el meu cos sent dolor per l’excés de plaer.

El cos em crida, la ment m’atura recordant-me tot allò que he perdut, el cos em crida, la ment m’atura, el cos, la ment. La ment té massa força… el cos s’atura.

Comentario.

Es la historia de una mujer que mira lo que le sucede a su alrededor desde un sentimiento de tristeza que parece estar relacionado con cosas que ha perdido. Aparece una lucha entre mente y cuerpo en la que la primera parece tener ventaja. Desde esta posición de observadora va viendo cosas. La ansiedad, con ciertos tonos persecutorios, tiene color depresivo. Con elementos de una cierta añoranza de lo que pudo haber sido y no es.

En una imagen la persona que no desearía ser: esa imagen de una mujer que está sola entre sus tareas domésticas, siempre a la espera de ese alguien que tiene que llamar pero que no lo hace, y de la visita periódica de sus nietos. En otra, la de una pareja feliz y que esperan una criatura. Eso le conecta con la maternidad y con su madre de la que se siente alejada y a la que desearía saber acercarse. En una tercera alguien a quien no conoce pero que la mira, como intuyendo su situación. Parece una escena que la angustia. En una cuarta situación aparece la imagen de un varón que padeció un accidente, un trauma, es capaz de superarlo y se muestra activo, sonriente, feliz. Parece la imagen de la esperanza. La quinta escena no es sólo vista sino que hay un elemento activo: ella se acerca a otra imagen en la que hay un varón a quien pudo desear pero que él no, él sigue activo con sus cosas; a ella le satisface esa imagen pero lamenta la distancia que existe entre sus deseos y la realidad en la que se encuentra.

Es una segunda historia dura también. En donde el autor es una persona que observa entre el susto, la esperanza y el desespero. Hay ideas que parecen que le llevan a la reconciliación pero otras en las que la visión queda alejada de sus sentimientos más internos.

Tercera historia. El título el de siempre. Esta vez en castellano.

UNA HABITACIÓN CON VISTAS

Hoy es 1 de Diciembre, el invierno ya ha llegado y el frío se cuelo entre mis huesos.

Me he levantado muy contenta y con muchas ganas de saber que ocurría al otro lado de la ventana de mi habitación. Me acerco lentamente hacía ella, con incertidumbre por lo que voy a observar. Veo una niña jugando en el parque de enfrente, está junto a su padre. Al observarla me pongo a llorar desconsoladamente. Empiezo a golpear la ventana con todas mis fuerzas y gritando, pero no obtengo respuesta.

Quiero bajar, necesito llegar a ella y apartarla de ese hombre. No quiero que sufra. Tengo que hacer algo; pero sin embargo, no puedo.

Salgo al pasillo pidiendo ayuda y no veo a nadie. Al poco tiempo llaman a mi puerta. No conozco a la persona que entra. Va vestida de blanco y al parecer ella si que me conoce. Dice que me tranquilice y que le cuente lo que está pasando.

Entre lloros le explico que en el parque hay una niña en peligro porque su padre le va a hacer daño. – ¡Ayúdame a salvarla por favor! – Digo yo desesperada.

Me insiste preguntando dónde he visto lo que le estoy contando. Le digo que lo he visto todo por la ventana de mi habitación. Ella me mira sorprendida pues no hay ninguna ventana.

– ¡Si si, yo lo he visto!- le contesto. Me siento descolocada; yo se que lo he visto pero no se dónde. Es como si lo hubiera vivido.

La persona de blanco me pregunta si recuerdo donde estoy.

De repente, tengo un vago recuerdo despidiéndome de mi madre y alejándome de ella mientras no deja de llorar. Algo malo debió pasar.

Me desplomo en la cama y recuerdo que la historia que estaba viviendo era la mía. La niña que había observado en el parque era yo.

Comentario.

Otra dura historia. La angustia que transmite tiene componentes confusionales y persecutorios, fundamentalmente. En ella la protagonista tiene una visión que parece provenir de experiencias personales. Es una visión que le asusta por los elementos persecutorios implícitos en ella y desde ese susto busca ayuda. Pero la ayuda lo que le confirma es que es una imagen creada desde sus miedos. Desde la fantasía de que un juego con el padre puede esconder algo muy dañino. Lo más significativo parece que es la búsqueda desesperada de ayuda junto a la confusión tremenda en la que la protagonista se siente y que le lleva a la búsqueda desesperada de una ayuda que tarda en llegar.

Cuarta historia. Otra vez bajo la misma premisa.

“UNA HABITACIÓN CON VISTAS”

“¡Qué triste es estar aquí, solo en esta pared! Todo el mundo pasa y nadie se detiene. Esto antes no me sucedía. Todos me miraban, me observaban,… pero desde que han puesto este maldito árbol de Navidad, me he vuelto invisible”.

Meses atrás…, en la Galería de Arte, estaba acompañado por mis demás amigos pero yo siempre merecía un trato especial. Se paraban ante mi y solían decirme:

-¡Qué trazo!

-¡Qué luces!

-¡Qué colores!

-¡Qué contrastes!

-¡Es toda una obra de arte!

-¡El mejor lienzo del autor!

Mariano (guía de la galería): “Ya hemos llegado a la joya del museo. Este cuadro fue fruto de la admiración del artista por el mar. Desde su habitación observaba siempre el atardecer. Un día de gran inspiración quiso plasmarlo para poder observarlo eternamente. Para poder entender el estilo de la pintura es fundamental saber que fue creado en los años 80, la década más prodigiosa del artista”.

Después de dicha explicación, la familia de Castro, interesada en la pintura, se acercó al lienzo y ante su admiración propuso:

“Realmente nos ha parecido muy interesante como plasma el cuadro las sensaciones que el pintor experimentaba mientras contemplaba el atardecer.

Mariano: “Estoy totalmente de acuerdo con su opinión. Es uno de los mejores que hemos tenido en esta galería. Es muy realista”.

Familia: “¿Está en venta?”

Días después, me descolgaron, me empaquetaron y me separaron de mis amigos. No sabía a dónde me dirigía pero todos me decían que seguro era a un lugar mejor. Al principio, fue así. Todo era perfecto. Gente que no había visto nunca me observaba con detenimiento.

Gracias a ellos pude conocer algo más de mí, mi nombre; “Una habitación con vistas”.

Pero poco a poco, todo se fue torciendo. Pasé de ser todo a no ser nada. Todo por culpa de ese maldito árbol de Navidad. Ahora noto que mis colores se han apagado, mi brillo es más tenue y la el atardecer que reflejo en mi rostro es insípido y aburrido,…

Comentario.

Aquí el personaje es un objeto pasivo que es visto y admirado por los demás. Los demás le admiran, lo contemplan y hasta lo adquieren por su belleza. Y es gracias a esto que él mismo sabe quién es. Es decir, su identidad proviene de lo que le indican los demás. Pero hay algo lamentable en esta historia: la presencia de un árbol navideño. Ese acaba robando la vista de los demás.

Aparentemente la historia es más suave; aunque la dureza de constatar que la identidad nace desde el otro y de comprobar cómo pueden hacerle sombra hasta el punto de no ser visto, es mucha. Pero lo sustancial, si nos ponemos a pensar en la angustia subyacente, es el tono depresivo con algunos tintes persecutorios que emergen como pequeños trazos que colorean la escena general.

Vamos a por la quinta. El mismo lema.

Habitación con vistas

Hoy las enfermeras todavía no me han traído el desayuno, y ¡tengo hambre!…

Ayer fue un día extraño, no tenía ganas de nada, ni de comer. Hoy estoy algo más animado, ya que vienen a visitarme mis amigos del instituto. Tengo miedo y angustia. ¿Qué van a pensar de mí? ¿Cómo van a verme? Me da vergüenza que no me vean igual que antes. Ahora no tengo casi pelo, estoy muy blanco, me siento débil, no como antes, que podía hacer e ir donde quisiera, ahora solo puedo mirar por esa ventana.

Ya son las 9 y ellos aún no han venido; ¡empieza a nevar! Probablemente estarán jugando y por eso llegan tarde…seguro que si me acerco a la ventana los veo…¡míralos! Ahí están, jugando en el patio del hospital.

Marcos el niño de la habitación de al lado, no para de correr de un lado a otro, como siga así va a tirar el árbol de navidad, parece que nunca hubiera visto nieve; como me pasó a mí la primera vez que fui a esquiar con mis padres.

Todo el patio está cubierto de una capa gruesa de nieve, dibujan figuras en el suelo, los niños tiran bolas de nieve y tararean sus canciones. ¡Cómo se están divirtiendo! ¿Qué haría si estuviera ahí abajo?

Disfrutaría de cada momento, como cuando jugaba con mis primos en casa de mi abuela. Recuerdo a Marta que era muy pequeña y siempre iba de un lado para otro, como Marcos. Qué pena que solo pueda disfrutar de la nieve a través de esta ventana, están siendo unas navidades difíciles. Espero que el año que viene pueda disfrutarla desde mi casa y no a través de la ventana.

Comentario.

Esta historia parece más tierna que se sustenta en ansiedades de tipo depresivo. Alguien que ayer no tenía ganas de comer, hoy se siente animado. Se siente mejor. Se da cuenta de que hay cosas en él que han cambiado y eso le genera un cierto malestar; malestar que lo vincula con cómo me van a ver los demás, es decir, cómo me van a aceptar los cambios. Esos amigos que le van a ver todavía juegan. Como lo hace este tal Marcos, esa imagen de él puesta en la persona de al lado. Ese que juega debe ser más niño, más joven que él. Él está en otro momento y añora cuando podía jugar; y ansía volver a ser un niño para jugar como esos niños.

Es una historia que, más allá de la dureza propia de quien percibe que ha habido cambios en él y que ya no puede jugar como antes, habla de la esperanza, de las ganas de hacer cosas, de comer. Una historia tierna que parece hablar de la evolución y los cambios.

* * *

Volvamos a nuestro diario. ¿Qué me dicen estas historias? ¿De qué están hablando? ¿Qué pueden sugerirnos en el contexto de la asignatura y de lo que hemos estado haciendo?

Son cinco historias que surgen a partir de una misma propuesta y todas se escriben en el mismo momento y en el mismo sitio: el aula en tiempo de clase. Quizás es importante indicarlo ya que de haberse realizado en casa de cada uno y en momentos diferentes, la forma de interpretarlo no podría ser la misma. En nuestro caso tenemos más información de los fenómenos que ocurren en este grupo, de su dinámica a lo largo de un cuatrimestre, de las vicisitudes por las que hemos transitado. Y esto determina los análisis que se realizan desde dentro. Evidentemente pueden haber otras interpretaciones, todas muy legítimas. Pero en nuestro terreno lo que es válido es lo que sucede en el aquí y ahora de la situación.

Las cinco son cinco fotos de un mismo escenario. Y si el escenario es el grupal, las fotos son cinco perspectivas de lo grupal, de algo de lo que hemos ido construyendo. Evidentemente no de todo, sino de una parte. El tema, una habitación con vistas, pretende indicar algo pero sin determinar qué es lo que señala. No hay verbo en la frase aunque está escondido. Pero poco más. Y en torno a ese lema los diversos grupos han estado trabajando casi una hora. Y luego otra hora buscando alguna significación al cuento que otro grupo había construido. Es pues un ejercicio complejo y muy completo.

De las cinco historias, tres tienen color depresivo mientras que las otras dos se balancean entre lo persecutorio y lo confusional, sin nos atenemos a la clasificación que realizamos en su día. Y estos sentimientos nos llevan a buscar salidas, soluciones que alivien siquiera temporalmente el malestar que generan. Y que predomine la tonalidad depresiva más que la confusional o la persecutoria parece más adecuado en una finalización de curso. Porque en este momento es en el que os encontramos.

En efecto, la mayoría de los alumnos que constituyen habitualmente esta clase y que siguen la asignatura, están en su último tramo de la carrera. Esto significa que en cuatro o cinco meses van a estar en condición legal, académica, de ejercer el oficio de psicólogo. Van a disponer del reconocimiento por parte de la Administración a través de la expedición del título de Psicólogo tras sus estudios en la Universidad Ramón Llull. Esto les sitúa en un momento muy delicado de su vida. La elección inconsciente de un suspenso, de un repetir alguna asignatura como vía legítima de retardar su entrada en el mundo laboral, está ahí. Pero al tiempo las ganas de acabar, de cambiar, de alcanzar otro estatus también están presentes, a pesar de las angustias que tras ello se esconden. Y estas tensiones se esconden no sólo ante el dilema de hacer o no el PIR o de matricularse en algún Máster que también prolonga situación o retrasa su entrada en la vida laboral sino ante el qué hacer, dónde trabajar, de qué trabajar, o dónde seguir formándome.

Estas angustias y tensiones tienen que estar presentes y más cuando uno constata que el nivel de preparación real ante los toros que representan aquí las situaciones laborales y clínicas, es realmente bajo. Y no porque no se disponga de conocimientos teóricos (los pocos que pueden ser asumidos y digeridos en cuatro años de estudios) sino porque aquellos aspectos relacionados con la experiencia relacional y por lo tanto afectiva de la mayoría de ellos tiene la madurez correspondiente a la edad que tienen (en torno a los 22/23 años), y porque la forma que tenemos de formar a los profesionales de la psicología está más enraizada en elementos teóricos que experienciales. Y en este aspecto, esta asignatura y por lo tanto estos espacios marcan una diferencia bastante notable.

A lo largo de estas treinta y tantas sesiones hemos tenido, sí es verdad, ocasión de hablar de la teoría; pero fundamentalmente hemos tenido una experiencia relacional sobre la que hemos hablado, hemos reflexionado, y la hemos trasladado en la medida que nos ha sido posible al escenario profesional. Esto nos coloca a todos ante una realidad que creo es la que determina buena parte de los contenidos de estas historias. Posiblemente el profesor ha generado más susto del que preveía (a pesar del aviso del primer día). Susto porque parece que cada promoción que llega a estas aulas va haciéndolo con elementos más precarios en cuanto a la lectura de sus emociones, con mayor necesidad de ser o sentirse acolchados a pesar de que haya historias personales tanto o más crudas que las historias que han redactado. En el fondo, como escribía un día, como personas huérfanas tras experiencias personales en los que no han podido acabar de desarrollar aquellos recursos que posibilitan la elaboración de las vivencias afectivas. Por esta razón a la que se encuentran ante un hecho o situación que les propone pensar sobre lo que sienten se quedan bloqueados. Asustados. Y esto es lo que aparece en las historias.

Intentando responder a mi primea pregunta lo que me dicen estas cinco escenas es que estamos ante algo que da miedo. Mucho miedo. Miedo a lo que veo. Miedo a lo que vean en mí. Miedo a mis fantasías. Miedo a las decisiones que hemos tomado. Y es que la pregunta de “porqué me hice maestra” puede ser sustituida por el porqué me hice psicólogo. Y ante ello las dudas, los miedos, los temores a lo que los pacientes puedan hacerme. O a lo que pueda ver. O a lo que pueda cambiar. O a lo que pueda imaginarme. O… Es decir, miedo a estos estudios, a la profesión que he elegido y que dentro de cuatro meses va a ser una realidad.

Pero también hay otros miedos: los que provienen de los cambios que hemos ido realizando ya que no sabemos si vamos a ser aceptados por nuestros grupos habituales y porque en cierto modo nos alejamos no sólo de ellos sino de aquellas experiencias infantiles que han ido constituyendo nuestra vida habitual. Y miedos ante el reconocimiento ya que cuesta llegar a la conclusión vivencial de que lo que importa no es tanto lo que el otro vea en mí sino lo que yo mismo vea y sepa de mí. Es decir, que siendo cierto que mi imagen y mi conocimiento propio siempre vienen a partir de las relaciones que establezco con los demás y por lo tanto a partir de la imagen que el otro refleja de mí mismo, en realidad el valor que tengo es el que me doy a mí mismo. A pesar de que los ojos de los demás miren a ese árbol navideño que con sus luces distrae la mirada que iba dirigida hacia mí.

Pero junto a todas estas ansiedades de tipo depresivo y persecutorio-confusionales, aparece una luz de esperanza. En realidad uno sigue con hambre de conocimientos. Con ganas de comer. Con ganas de seguir su propio proceso de evolución a pesar de los temores de no ser aceptado por los demás. La esperanza pues, se sitúa en alguna de las viñetas. En unos casos bajo la idea de ayuda profesional, desde otros con un cierto de la situación en la que se encuentra paso necesario para plantearse el siguiente, o de franca manifestación de la ilusión de poder disfrutar cual niños de esas nuevas situaciones en las que uno, con pelo canoso, le va planteando la vida.

Cinco historias, cinco, en las que se plasma con una nitidez absoluta el estado anímico de quienes a lo largo de tantas sesiones han puesto lo mejor de sí mismos y habiendo alcanzado el grado de desarrollo que ha sido posible dadas las circunstancias en las que el grupo en su totalidad y sus componentes desde su situación personal ha posibilitado.

Un saludo.

Dr. Sunyer

El planteamiento es muy sencillo. La clase es un espacio en el que estamos muchas personas, como 50 o más.Uno puede considerarla desde diversas posiciones, pero personalmente prefiero pensar que estoy con un grupo. No ante un grupo sino en él. Este conjunto de personas que lo constituimos establecemos inevitablemente una serie de interdependencias, vinculantes muchas de ellas, que determinan no sólo la atmósfera grupal sino la manera de relacionarnos y los sentimientos que se derivan de todo ello. Cierto es que dado que trabajamos unos textos determinados, hay muchos elementos que se activan a través de la lectura de los mismos. Y la experiencia me indica que esos mismos elementos se activan también en las relaciones que establecemos en el grupo. Estos escritos son las reflexiones que desde mi puesto de conductor de ese grupo van aflorando en mi mente y que sirven, eso espero, de reflexión y de trabajo complementarios a la asignatura.

No Comments

Post A Comment