Mi cuaderno de bitácora 20 del 9 del 2006: primer encuentro

Mi cuaderno de Bitácora. 1
20/9/06

Hoy ha sido un primer contacto. Venía nervioso y esta noche me desperté un par de veces pensando en vosotros. Se me había olvidado una hoja de compromiso de confidencialidad que espero traeros el próximo día, y también pensaba en cómo iba a ser este primer encuentro. De hecho me he descubierto varias veces imaginándoos, hablándoos. Pero ¿cómo puede ser eso? Recuerdo una pequeña discusión con una persona cercana a la que le expresaba mi preocupación por un tema de un alumno y que, en realidad, no me atañía. Pero si es un problema entre la Facultad y ella, ¿porqué te preocupas?. Eso me lo digo con frecuencia, pero la realidad es que me preocupa. ¿no ps pasa?

Fríamente pensándolo, no debería ser así. Como si mi preocupación debiera quedar limitada al hecho puramente lectivo. Pero no es así. Me preocupa y me preocupo, por ejemplo, de cómo irán las relaciones que tendremos este año. Cómo nos irá. Cómo incidirá mi probable ausencia, de unos días, en la dinámica de la clase, en las relaciones que se establecen entre nosotros.

Os dije que todo, absolutamente todo lo que nos pasa, afecta y es afectado por los demás. No somos, aunque haya quien prefiera verlo así, una agrupación de alumnos, un conglomerado. Anoche, cuando iba a casa, estaba leyendo un texto en el que el autor diferenciaba la idea de cohesión grupal de la de adhesión grupal. Pues bien, nosotros no somos un conglomerado de alumnos. En realidad es imposible serlo; o en todo caso hay que hacer un pequeño esfuerzo para conseguirlo. Norbert Elias es, fue, un sociólogo que murió el año 1990, y que está considerado como el revolucionador de las teorías sociológicas actuales. A partir de todos sus estudios propone algo muy sencillo: el hombre no es un ser aislado, no es un Homo Clausus. Somos un proceso activo permanentemente interaccionado con todos los demás seres. Pensar en nosotros como seres en proceso nos permite ver una serie de cosas que antes atribuíamos sólo a nuestro mundo Psíquico, como si éste estuviera encerrado en una membrana.

Os propongo pensar más en Homines aperti, que pensemos en todos los fenómenos que vamos a ir viviendo en esta asignatura. Que vayamos pensando cómo los fenómenos que atribuimos al llamado mundo interno se articulan con el llamado mundo externo. Si somos capaces de ello, creo que vamos a poder comprender más y mejor la complejidad del ser humano.

Un saludo a todos vosotros,

Dr. Sunyer

No Comments

Post A Comment