Mi cuaderno de bitácora IX Del 19 de octubre de 2005: De orientaciones

Mi cuaderno de Bitácora, IX del 19/10/05

Hoy teníamos una actividad un poco complicada: centrarnos en la relación entre las personas, en la interrelación. Y así lo hicisteis a lo largo de algo más de media hora. Luego, ya en el gran grupo… ¿cómo lo recordáis?

Salió un tema importante: a qué orientación deberé apuntarme. Ya sé que hablabais de los diversos paradigmas que os han ido explicando a lo largo no se si de toda la carrera o sólo de este año. Y mientras hablabais de ello pensé: ¡si somos un montón hoy en clase, un montón de diferentes orientaciones! ¿qué es una Orientación?

Tal como aparecía y en el contexto daba la sensación de que os veis como presionados a definiros por una de las diversas teorías. Había quien se apunta a lo “ecléctico” que, a mi modo de ver, es la indefinición personificada. O lo que llaman “integrador”, más de lo mismo. ¿Cómo explicaros mi experiencia en ello?

Uno nace en una familia y no en otra; pero siempre o muchas veces tiene la idea de que en otra familia las cosas se hacen mejor. Pero claro, no puedo ser de varias familias a la vez. Puedo visitarlas, estar con ellas, compartir un tiempo pero al fin acabo siendo de la familia de la que vine, o de la que organicé. Y cuando os integréis en un ámbito laboral, esa familia será vuestra familia adoptiva, y veréis sus formas de trabajar y, posiblemente, eso os ayudará a ir tomando posiciones al respecto.

Una orientación no es una secta; lo que no quiere decir que algunas tengan carácter sectario. Una orientación es el punto de vista que organiza la visión de las cosas de una manera; y no de otra. Por ejemplo, en lo que sucede en nuestro grupo podemos tomar varios elementos que nos ayuden a entenderlo. Si tomamos en consideración la dificultad de hablar entre nosotros podemos pensarlo:

a) Como la dificultad personal de cada uno de los componentes del grupo. Si lo veo desde esta perspectiva, puedo considerar que esta dificultad proviene de:
a. Conducta inapropiada: en este caso debo estimular el desarrollo de conductas apropiadas e inhibir, si llegara el caso, aquellas que no lo son.
b. Falta de habilidades: en este caso debería facilitar el desarrollo de habilidades individuales para conseguir que estas personas hablen.
c. Que no lo hablan porque tienen unas ideas erróneas que les impide el hacerlo: en este caso debería saber qué ideas erróneas son las que detienen esta capacidad, e introducir los mecanismos e ideas alternativas para que cada uno de vosotros “modificara” esa idea errónea y la reemplazara por otra que le posibilitara el participar.
d. Considerar que hay una serie de aspectos que cada uno de vosotros no conoce de sí mismo que le impiden acceder a la palabra. Trataría de entender, por ejemplo, los miedos individuales; incluso ver de donde proceden y, a partir de ahí, ayudarle a superarlos.
b) Como la presencia de dos subgrupos que mantienen entre sí unas fronteras suficientemente impermeables como para que cada uno de los subgrupos se mantenga en una de las posiciones fijas. Hablar de ello supondría entender las razones por las que aparecen estas fronteras impermeables y ver de permeabilizarlas lo suficiente como para posibilitar que los grupos se desdibujen en su “cerrazón” y de pie a un grupo total más articulado verbalmente.
c) Considerar que las ansiedades que se despiertan en esta situación son lo suficientemente poderosas como para que cada uno de los componentes sienta una serie de cosas que le paralizan el participar. Estas ansiedades parece que despiertan pensamientos y sentimientos de tipo persecutorio capaces de paralizar la participación. El ayudar a la creación de una atmósfera de calidez, tolerancia, aceptación, confianza facilitará el apaciguamiento de las ansiedades paranoides, y de las de despersonalización y de confusión que surgen de la propia estructura.
d) Considerar que, además de c), hay unas interrelaciones entre todos nosotros (incluido el que firma el artículo) que son expresión de dinámicas de poder, de presión, de condicionamiento del otro que controlan, de forma tácita, la libre expresión del pensamiento grupal. En este sentido los sentimientos expresados en c), son también la resultante de las fuerzas que aparecen entre todos nosotros. Y que no todos estamos con la misma intención o deseo de resolver; ya que acceder a esta solución conlleva un cambio importante en cada uno de los miembros del grupo que pasa por el reconocimiento de la dificultad y los deseos de cambio.

Como veis os he hecho un dibujo, mi dibujo, de las diversas orientaciones que conocemos habitualmente. Pero en realidad hay…40 hoy en clase. ¿qué son? Son las formas como cada uno de vosotros entiende lo que pasa. El común denominador puede ser el “grupo clase”, si bien unos ponéis el acento en el profesor, en su técnica que no me gusta; en el contexto, o en la presencia de “grupos” con los que no me hablo. Y eso lo digo haciendo un resumen rápido. ¿qué hay detrás? Mecanismos de poder y más concretamente en el sentido que le daba uno de vuestros compañeros: de no renuncia a lo que considero que debe ser, a dejarle claro al otro que eso que digo tiene más valor que lo que dice el otro, a… Y esto sucede continuamente en todos los ámbitos en los que os vais a encontrar: no existe un equipo, una institución, en la que los problemas interpersonales no modifiquen, condicionen el funcionamiento de la misma. ¿y por que? Porque siempre acabamos en el mismo punto: somos personas que nos interrelacionamos y desde ahí, se establecen unos mecanismos que condicionan y marcan el funcionamiento del otro.

Para acabar hicisteis tres representaciones de la clase. Ninguna, repito, ninguna es mejor que la otra. Un puede estar más cerca de una que de otra, pero nada más. Todas, absolutamente todas, expresaban aspectos parciales: en un caso la no comunicación a pesar de la cercanía, en otra el esfuerzo mancomunado, en otra, las diversas posiciones de las personas frente a la tarea. Tres excelentes representaciones que son tres orientaciones diferentes en psicología. Y uno no puede hacer las tres. Uno hace una y trabaja a partir de lo que ha hecho.

Si me acuerdo el próximo día os contaré una experiencia personal que me enseñó un montón.

UN saludo

Dr. Sunyer

No Comments

Post A Comment