Mi cuaderno de Bitácora. Curso 2002-03. La atmósfera que desarrollamos

La atmósfera que desarrollamos en Orientación Psicológica
(Curso 2002-032)

Escribir sobre los resultados de un cuestionario es complicado; y lo es porque uno a veces, espera ver cosas que luego no ve con tanta claridad. O cuya interpretación es compleja y susceptible de muchas interpretaciones.

El cuestionario de la atmósfera en clase, de R.H. Moos, parte de la idea de consenso. Señala que la forma como los miembros de un colectivo describen las características del mismo puede ser una buena determinación de esa cosa que denominamos atmósfera; término que alude a algo intangible pero de la que todo el mundo habla.

Partiendo de la idea de cómo se describen los diversos ámbitos en los que nos encontramos, R.H. Moos realizó numerosos sondeos y encuestas en ámbitos muy diversos: cárceles, grupos de psicoterapia, salas psiquiátricas, familias, aulas, etc., y pudo determinar una serie de elementos comunes que configuraban todas estas descripciones y que conformarían ese concepto de atmósfera.

Estos elementos comunes podían agruparse en tres bloques: el primero que reunía aquellos descriptores de la relación que se daba en el lugar. El segundo, que hacía referencia a aspectos específicos del lugar y en relación con los objetivos generales del mismo; por ejemplo, los objetivos en una cárcel no son los mismos que los que hay en una sala psiquiátrica. Y el tercer bloque hace referencia aspectos más estructurales del lugar.

En lo que atañe a las aulas de enseñanza, el primer bloque se subdivide en tres:

1. Vinculación que hace referencia al grado de interés general, de participación, de estar por la tarea que los miembros integrantes de aquel colectivo tienen.
2. Afiliación que hace referencia al grado de afectos desarrollados entre los componentes del grupo, el grado de satisfacción entre sí, el nivel de ayuda mutua.
3. Apoyo que alude al grado de afecto, interés, confianza que los alumnos han percibido en el profesor.

El segundo bloque lo conforman dos subescalas:

4. Trabajo que hace referencia al nivel de finalización de las tareas y de los temas tratados en clase.
5. Competitividad que señala el grado de estímulo a la competitividad entre los miembros del grupo para obtener mejores resultados, mejores notas, etc.

El tercer bloque, lo conforman los cuatro últimos, es decir:

6. Orden y organización que nos indica cuánto orden ha habido en la organización del material, de las clases, el mantenimiento del programa, etc.
7. Claridad y que alude al grado de claridad de las normas y formas de trabajar que los alumnos han percibido en esta clase.
8. Control que hace referencia al nivel de rigidez y control que el profesor ha ejercido sobre el alumnado, su comportamiento, su exigencia normativa.
9. Innovación que es un indicativo del grado de participación de los alumnos en la planificación de las clases, el grado de incorporación de nuevas técnicas en la materia, etc.

Pues bien, a este cuestionario, Uds. han contestado en dos ocasiones. En una primera, se contestaba a lo que, basándose más o menos en las explicaciones que les di aquel primer día sobre lo que iba a ser su experiencia como alumnos de esta asignatura y con la experiencia de ser alumnos de esta Facultad, creían que iba a ser la atmósfera de esta clase. Era pues la escala de expectativas. La segunda ha sido tras la propia experiencia.

Evidentemente aparecen unos condicionamientos que comentaré al final del trabajo y que posiblemente interfieran en algunas de estas valoraciones; pero partiendo de estos elementos de la realidad, hemos obtenido unas valoraciones en cada una de las subescalas. Veamos el resultado:

Expectativas (n=49) Realidades (n=44)
Subescala Media Desviación Media Desviación
Vinculación 7.89 5.3
Afiliación 5.93 4.00
Apoyo 8.69 8.72
Trabajo 8.40 7.68
Competitividad 6.28 5.5
Orden 8.56 8.29
Claridad 7.59 7.09
Normas 4.69 3.75
Innovación 6.91 6.31

De entrada y según parece, las expectativas ponían acento en varios puntos. Lo que más esperaban encontrar era el apoyo por parte del profesor y en el grado de vinculación con la asignatura. En segundo lugar deseaban o creían que el trabajo que se iba a desarrollar iba a ser mucho. A estos tres puntos sobresalientes otros dos obtenían valoraciones también muy altas: el orden y la claridad de las normas de la clase.

No vamos a comparar las expectativas que otros compañeros tuvieron en otros años porque ya lo trabajamos en su momento; pero en general creo que eran superiores a las que mostraban los matriculados en otros años. Pasemos a ver qué pasa con los resultados reales.

Ciñéndonos a la primera dimensión la relacional y que incluye las tres primeras subescalas, lo que el grupo ha valorado más es la ayuda del profesor, seguida ya de lejos, del nivel de interés general por la asignatura o el trabajo de clase y dejando en tercer lugar el nivel de relación entre vosotros.

En el segundo bloque, y que se ciñe a los aspectos concretos de la tarea, se ha valorado más el nivel de trabajo que el de competitividad que haya podido existir.

Y si pasamos al tercer bloque y que correspondería a los aspectos más administrativos y estructurales, sobresaldría el nivel de orden y organización seguida de la claridad de normas. El Nivel de Control o de normas se ha calificado de bajo y se valora alta la innovación pedagógica de la clase.

Comentarios

De entrada señalar que siempre los niveles de expectativas son superiores a las valoraciones posteriores. En algunos puntos parece que podría existir una diferencia estadísticamente significativa en tan sólo dos aspectos: el grado de Vinculación y el de Afiliación. El resto de los puntos no parecen presentar diferencias estadísticamente significativas, siempre, claro está, de comprobaciones matemáticas posteriores.

Esta relativa similitud entre las expectativas que el grupo como tal tuvo y la realidad que se ha encontrado llama la atención. Posiblemente hay una valoración más ponderada, en el sentido de más ajustada a la realidad y no tan cargada, quizás, de elementos afectivos que tienden a minusvalorar o a hipervalorar lo que se ha obtenido. En cualquier caso, y a la espera de sus comentarios personales vertidos en el grupo y, o, en el cuaderno de Bitácora, creo que da idea de un grado de madurez grupal que sorprende y, por supuesto, les halaga.

Si pasamos a considerar la valoración que tiene el grado de trabajo, el nivel de competitividad que son las subescalas que conforman el segundo bloque en la conceptualización de Moos, el trabajo supera el nivel de competitividad que, por otro lado, nunca se ha pretendido espolear. En realidad lo que se ha pretendido ha sido el que el nivel de trabajo tanto en clase como fuera de ella sea alto y al tiempo, tratar de incitar más a una colaboración entre los componentes del grupo que a valorar la competitividad entre Uds.

Finalmente, las cuatro últimas escalas atañen a lo que Moos denomina de tipo estructural. De ellas el Orden en el sentido de que haya interés por la clase, no distracciones relevantes, una atmósfera de trabajo y puntualidad, por ejemplo, obtiene una alta valoración. Igualmente el nivel de Claridad de las normas a seguir, en el sentido de la coherencia en el trabajo, la forma de trabajar, y la metodología de trabajo, ha sido valorados de forma relevante. Y en idéntica línea se valora la Innovación, en el sentido de si se han intentado o no nuevas formas de pedagogía, o si se les ha escuchado en las modificaciones que se han podido organizar, o si ha habido originalidad en el desarrollo de las propias actividades de cada día. Y, en último lugar aparece la valoración de las normas. Ciertamente no ha sido una clase en la que ha primado el cumplimiento de las normas sino que se ha tratado de impartir respeto hacia todos y hacia todo. En mi opinión este punto debe ser, a nivel académico, bajo.

Comparación con otros años:

Quizás el elemento que más destaca es que en general los valores obtenidos se sitúan en lo que pudiéramos denominar “zona alta”, es decir, en valores iguales o superiores a los obtenidos por otros compañeros en otros años. La tendencia siempre es la de ubicarse entre las mejores puntuaciones, si no la mejor, a excepción de los valores obtenidos por la subescala de Afiliación. De todo ello parece poderse deducir que a lo largo del trabajo realizado por Uds., a lo largo de todo este cuatrimestre han conseguido “organizar” una atmósfera de trabajo muy satisfactoria. En concreto el niverl de trabajo ha sido elevado, pero no ha dejado de serlo en Orden que han establecido en los diferentes encuentros grupales, e incluso el nivel de Vinculación con la asignatura que se sitúa en un segundo lugar en la clasificación de los siete últimos años.

Los aspectos de las gráficas con datos reales (posteriores a la experiencia), los pueden ver a continuación.

Subescala X95-96 X96-97 X97-98 X99-00 X00-01 X01-02 X02-03
1 I. 2.5 3.27 4.46 6.05 4.84 4.98 5.3
2 S. 4.5 5.21 5.5 5.18 4.41 4.39 4
3 Sp. 6.8 7.15 7.46 8.70 8.52 8.15 8.72
4 Tr. 4.6 4.15 4.04 6.42 6.02 6.67 7.68
5 Comp. 5.3 4.37 5.56 6.48 5.08 5.14 5.5
6 Orden 5.6 4.91 6.88 7.93 7.36 7.82 8.29
7 Cl. 6.5 5.47 6.92 6.87 7.17 7.5 7.09
8 Normas 2.8 2.47 3.48 3.96 3.88 4.06 3.75
9 In. 4.8 5.15 5.8 5.7 5.78 5.82 6.31

No Comments

Post A Comment